Pages Navigation Menu

Contacto en Francia

Tras poco más de tres meses de su llegada a Francia para jugar en el rugby profesional de ese país, Ignacio Calles se adapta cada vez más a su nueva vida. El jugador formado en Los Cardos, que luego pasó por Los Pumitas y por la primera de Liceo Naval, está conociendo un nuevo mundo en cuanto a su forma de vida y la forma de encarar el rugby que se vive en Pau, uno de los lugares más apasionados por este deporte en un país que siente el juego de manera especial. Su llegada a Section Paloise, un equipo del Top 14 francés, se concretó muy rápido, y el hooker tandilense no quiso desaprovechar la oportunidad.
Calles forma parte de un programa de captación de talentos de parte del equipo francés, que cuenta en sus filas con varios jóvenes jugadores internacionales.
“La verdad que estoy muy contento con esta experiencia. Me estoy adaptando de a poco, pero me siento muy bien. Me ayudaron mucho Andrés (Bordoy, un argentino que es entrenador del scrum) y Santi (Fernández, ex jugador de Hindú y de Los Pumas) que ya estaban acá y que la tienen ‘clarísima’. Además, vivo en un departamento con Joel (Sclavi, ex Pueyrredón de Mar del Plata), con el que estamos en la misma situación y se hace todo más llevadero.
En cuanto el club, hay muy buena onda. La verdad es que los jugadores y la gente que rodea al equipo, ya sean entrenadores o colaboradores, tienen las mejores intenciones y eso me gustó mucho, más allá de que todo es muy profesional en la forma de trabajar. Sin dudas, lo más complicado es no hablar francés. Pero la mayoría habla inglés e incluso, al estar Pau cerca de la frontera con el País Vasco, hay muchos que hablan un poco de español. Ahora, de a poco, con las clases de francés se me está haciendo más fácil. Pero bueno, el lenguaje de señas lo entienden todos…”, explica Nacho, que antes de recalar en Francia jugó dos mundiales juveniles con Los Pumitas e integró el plantel de Argentina XV que ganó la Americas Cup.
callesnachofrancia
Con respeto al juego, el tandilense cuenta: “Hay muy buen nivel. La diferencia que sentí con respecto a la URBA son los puntos de contacto. Hay mucho tamaño y el tema físico se nota más que otras cuestiones más específicas, como la velocidad del juego, los objetivos con los que se juega, o la importancia que se le da a las formaciones fijas.
En cuanto al programa de entrenamiento, hay algunas diferencias pero es bastante similar a lo que hacía en Buenos Aires con el PladAr. En los dos se intenta hacer lo mismo, que es formar al jugador individualmente y luego que pueda trasladar eso al equipo. Puede haber diferencias en cuanto a los tiempos de entrenamiento, pero son los mismo objetivos, ya sea mejorar el tackle, el pase, el line y todo lo que involucre al juego. En este momento estoy entrenando con lo que sería la reserva del equipo. Hay un torneo paralelo al del Top 14 donde juega lo que sería nuestra Intermedia, con los mismos rivales”.
Con respeto a sus aspiraciones en el rugby francés, Calles dijo que “mi objetivo es seguir aprendiendo de esta experiencia. Estoy conociendo jugadores y entrenadores nuevos, y es muy importante para seguir creciendo como jugador y como persona. Solo tengo que trabajar duro y estar preparado para cuando llegue esa chance, que tarde o temprano va a aparecer. Estoy convencido de eso”.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *